Información 976 210 710 · www.seguroparadirectivos.com · www.rcprofesionalkalibo.com                        
Mapa del Sitio Web de Kalibo Contacte con Kalibo
Identifíquese / Regístrese
Ya soy usuario de readyshop
Introduce tu usuario y contraseña para identificarte en la web.
Usuario:
Password:
Quiero ser un usuario de readyshop
Si todavía no tienes una cuenta de usuario de nuestro sitio, utiliza esta opción para acceder al formulario de registro.
Te solicitaremos la información imprescindible para agilizar el proceso de compra.
Usuario Público

Editorial

Un regalo con dientes y corazón.


unca son demasiadas las llamadas a la responsabilidad que se hacen a quienes adquieren o se hacen cargo de una mascota procedente de un regalo. El número de mascotas que son abandonadas o sacrificadas no desciende de un año para otro, lo que evidencia que muchas de las personas que compran o aceptan un cachorro toman decisiones que suelen ser precipitadas, fruto de un antojo pasajero o de un capricho ocasional.

La compra de una mascota y los costes de su mantenimiento son las exigencias menos gravosas. Más abrumadoras son las demandas de tiempo y dedicación que demanda ese nuevo ser que ha entrado en nuestra casa y en nuestras vidas. Necesita de nuestro tiempo para que le llevemos a jugar, a pasear o, en suma, a desfogarse.

Una mascota es un nuevo ser que se incorpora al núcleo familiar, en la que tienen que convivir varios seres en un espacio que se está convirtiendo en minúsculo. Esta circunstancia requiere un amplio consenso entre todos los miembros de la familia. La decisión de incorporar una mascota a la familia requiere el acuerdo y compromiso de todos los componentes del núcleo familiar. Si no es así, habremos puesto la primera piedra del abandono del animal.

Eso exige de nuestra parte una atención especial por estos seres que almacenan una energía vital perniciosa si no se libera por medio del ejercicio físico. En suma, hay que pensarse muy mucho la conveniencia o no de incorporar un nuevo miembro a la familia.

Una advertencia a los que regalan: que analicen y valoren a quien va dirigido el regalo. Regalar una mascota no es igual que regalar un objeto inanimado o un objeto destructible. Se trata de un ser vivo, consciente que, como tal, presenta unas exigencias determinadas y su incorporación al hogar nos solicita un alto grado de compromiso. El dueño de una mascota debe tener siempre en cuenta que se trata de un compañero al que ofrecer y recibir cariño, al que hay que tolerar sus costumbres y comportamientos, y que nos dará muchas satisfacciones y preocupaciones.

Cómo cualquier otro miembro de la familia.


 
© Kalibo Correduria de Seguros. - Todos los derechos reservados
Powered by Readyweb 5