Información 976 210 710 · www.seguroparadirectivos.com · www.rcprofesionalkalibo.com                        
Mapa del Sitio Web de Kalibo Contacte con Kalibo
Identifíquese / Regístrese
Ya soy usuario de readyshop
Introduce tu usuario y contraseña para identificarte en la web.
Usuario:
Password:
Quiero ser un usuario de readyshop
Si todavía no tienes una cuenta de usuario de nuestro sitio, utiliza esta opción para acceder al formulario de registro.
Te solicitaremos la información imprescindible para agilizar el proceso de compra.
Usuario Público

Cuestiones Legales y Jurídicas

 

Protección Jurídica

Servicio de Atención Telefónica Especializada
 

Si me encuentro un perro abandonado, ¿qué pasos hay que seguir para adoptarlo legalmente?

Lo primero, ha de asegurarse de que está efectivamente abandonado, no perdido o extraviado.

En este sentido, lo más indicado es solicitar la colaboración de un veterinario que examine al animal y compruebe si está identificado mediante chip o tatuaje y, de esta manera, poder localizar al propietario.

Si efectivamente se trata de un perro abandonado y desea adoptarlo debe realizar las gestiones necesarias para que esté debidamente identificado, censado y asegurado, si en su Comunidad Autónoma el seguro es obligatorio.

Si mi perro provoca un accidente, ¿quién es el responsable?

El responsable de los daños causados por el perro es el propietario, incluso si no es él quien en ese momento le acompaña. De hecho, el vínculo hombre-animal de compañía, va más allá de la relación afectiva sentimental ya que, conforme a la legalidad vigente, el propietario de un animal doméstico es responsable de los daños y perjuicios que este pueda ocasionar a terceros. 

Esta responsabilidad legal tiene su fundamento en el riesgo o peligro que entraña la tenencia de un animal, y en que la persona que tiene la posesión jurídica de éste es la única capaz de tomar precauciones indispensables para evitar que este daño se produzca, extendiéndose a cualquier supuesto en que se produzcan daños ocasionados por animales. 

Para animales domésticos, la casuística abarcaría supuestos tales como irrupción de animales en carreteras y autopistas ocasionando accidentes, ataques, mordeduras, golpes, caídas y lesiones a personas, daños de propiedad, daños a otros animales etc.... 

No obstante, conforme al artículo 1905 del Código Civil, para que surja esta responsabilidad es necesario que se den todos los requisitos siguientes:

1.- Tenencia de un animal que cause los daños,
2.- Una acción u omisión responsable,
3.- Producción de daños y perjuicios y
4.- Relación de causalidad entre la actividad y el resultado dañoso (sin la acción, el resultado dañoso no se hubiera producido).

¿Y si lo lleva en ese momento un familiar o un amigo?

En muchas ocasiones, nuestros clientes nos han preguntado si la responsabilidad se extiende también a la persona que posea o utilice al animal aunque fuera de forma transitoria o fugaz (cesión a un tercero).

No debemos olvidar que la responsabilidad que establece el código es objetiva, es decir con independencia que exista culpa del poseedor y por ello responde aunque se le escape o extravíe (aquí se incluiría la rotura de la correa o atadura). Únicamente contempla la ley dos supuestos en que cesaría la responsabilidad del dueño o poseedor del animal:

a) Fuerza mayor (el perro se escapa como consecuencia de un incendio, terremoto, o se produce el daño cuando ha sido robado).

b) Culpa del propio perjudicado, es decir, no responde de aquellos supuestos en que la persona, perjudicada se expone al daño o tenga su origen en un acto voluntario del que lo sufre.

En resumen, el propietario de un animal está expuesto cada día a una serie de riesgos difícilmente cuantificables. Por ello, resulta cada día más evidente la necesidad del propietario del animal de suscribir un seguro de responsabilidad civil que cubra las posibles reclamaciones económicas por su animal.

¿Tengo que llevar a mi perro atado y con bozal?. Si no lo llevo, ¿el seguro se hace responsable en caso de siniestro?, ¿qué multa me pueden poner?

En lugares públicos todos los perros tienen que ir siempre atados, salvo en determinados parques públicos que dispongan de zonas acotadas por el Ayuntamiento para su esparcimiento, donde sí podrán ir sueltos; aun cuando habitualmente estas zonas solo pueden usarse en unas franjas horarias concretas del día dependiendo de la estación del año y de la localidad.

En cuanto al bozal, deben llevarlo siempre los perros considerados potencialmente peligrosos, no siendo obligatorio para el resto salvo que la normativa municipal así lo exija.

Si no lo lleva atado y se produce un siniestro, el seguro de responsabilidad civil del propietario del animal cubrirá las lesiones corporales y los daños materiales que el perro pueda ocasionar.

Si le ponen una multa, ésta puede ser desde 300 € hasta 2.404 €, y las mismas, en ningún caso, están cubiertas por el Seguro de Responsabilidad civil.

¿Qué trámites hay que seguir si me dan o compro un perro?

En primer lugar es necesario asegurarse de que el perro esté debidamente identificado (mediante chip o tatuaje, según exija la normativa aplicable dependiendo del lugar), censado y que tenga un seguro.

De no estar identificado, censado ni asegurado, debe realizar las gestiones necesarias para ello. Si el perro ya está censado cuando lo adquiere, ha de comunicarse al censo municipal el nombre del nuevo propietario.

¿Puedo llevar el perro sin bozal y sin atar por mi comunidad de vecinos?   

Una comunidad de vecinos no es un lugar público, por lo tanto dependerá de los estatutos y de las normas de convivencia de la comunidad de vecinos.

© Kalibo Correduria de Seguros. - Todos los derechos reservados
Powered by Readyweb 5