Información 976 210 710 · www.seguroparadirectivos.com · www.rcprofesionalkalibo.com                        
Mapa del Sitio Web de Kalibo Contacte con Kalibo
Identifíquese / Regístrese
Ya soy usuario de readyshop
Introduce tu usuario y contraseña para identificarte en la web.
Usuario:
Password:
Quiero ser un usuario de readyshop
Si todavía no tienes una cuenta de usuario de nuestro sitio, utiliza esta opción para acceder al formulario de registro.
Te solicitaremos la información imprescindible para agilizar el proceso de compra.
Usuario Público

El Veterinario. Nuestro Guía

 


Un diagnóstico precoz de la agresividad.  

 

Los reportajes de los medios de comunicación y las consultas radiofónicas se están desbordando con opiniones y preguntas relacionadas con un fenómeno que parece presentarse ahora con frecuencia: las muestras de agresividad de los perros En una actitud que se manifiestan con actos de cierta violencia con otros perros o con las personas, incluso de las del entorno más próximo. Los veterinarios reconocen que temas de la agresividad son el principal motivo de consulta en relación con los problemas de comportamiento.

Me consta que esta creciente presencia de actos agresivos, está poniendo en guardia a veterinarios y especialistas en comportamiento canino que investigan tratando de conocer las causas que llevan a un animal doméstico, como el perro, a atacar a las personas de su entorno.

Hay casi unanimidad en reconocer que esta agresividad tiene sus raíces en factores ambientales, genéticos, individuales, fisiológicos, motivacionales, instrumentales y hasta patológicos.

Todos ellos son campos dominio del veterinario que conoce y sabe tratar adecuadamente las múltiples causas de esa agresividad. Por eso, nuestro primer consejo a los dueños de perros agresivos a que acudan a la consulta de su veterinario, que es el único experto capaz de hacer una valoración profesional de los orígenes de ese comportamiento. Una consulta que debe hacerse tan pronto aparece el primer signo y atisbo de agresividad, sin esperar a que llegue a niveles de peligro.

Las manifestaciones de agresividad no se presentan de improviso, de la noche a la mañana, sino que se apuntan débilmente el principio para ir creciendo de forma acelerada.

Los profesionales veterinarios aconsejan que el propietario de un perro se disponga a detectar lo más precozmente que pueda los problemas de agresividad. Cuantos antes sean diagnosticados, más fácil será su solución y mayor el nivel de éxitos.

El problema de la agresividad debe ser un tema de seguimiento constante Uno de los veterinarios consultado por nuestros equipos recomendaba que estos tenedores de perro hablen del comportamiento del animal en todas las consultas por la que acudan al veterinario.

RAZAS AGRESIVAS.

Hay cierta tendencia a considerar la agresividad como una actitud innata en algunas razas de perros, por encima de causas sobrevenidas y dependientes de la educación que recibe el animal.

Cierto que la genética forma parte de estos comportamientos excepcionales. Hay razas de perros mucho más violentas que otras. En el Estado español existe ya una legislación fundamental sobre la tenencia de ejemplares de esas razas potencialmente peligrosas. En esa normativa se enumeran también los requisitos para la obtención de licencias administrativas y medidas de seguridad exigibles para su manejo y custodia.

Pero la genética no es el desencadenante más frecuente de la agresividad de un perro. Los veterinarios reconocen la existencia de más de 20 tipos diferentes de agresividad, cada una de las cuales tiene una raíz distinta. Todos los factores desencadenantes de la agresividad pueden resumirse en dos grandes grupos: la agresividad debida a causas orgánicas y los debidos a causas no orgánicas. En ambos casos es decisivo el diagnóstico del veterinario.

En el caso de causas orgánicas porque la agresividad puede estar motivada por enfermedades tan variadas como hidrocefalia, epilepsia y enfermedades del sistema endocrino. Pueden incluirse también en este grupo la agresividad por irritabilidad, la agresividad por dolor y la agresividad por lapsus mentales. La agresividad por causa orgánica se presenta en el 15 al 20 % del total de los casos de agresividad. Por tanto, es razonable sugerir que la primera actuación del propietario frente a un caso de agresividad debe ser consultar al veterinario para descartar problemas orgánicos.

En cuanto a las otras causas no orgánicas, los tipos más frecuentes son: agresividad por dominancia o competitiva (40 al 80 % de todos los casos), agresividad por miedo, agresividad territorial, agresividad maternal, agresividad redirigida y agresividad intrasexual.

Los veterinarios son  conocedores de la etiología de estas conducta y en consecuencia son los más aptos para aconsejar a los propietarios. Para ello, el veterinario se informa previamente de la conducta del cachorro, ya que el propietario no siempre va a saber reconocer los primeros signos de agresividad y sus consecuencias en el futuro.

 

 

 

© Kalibo Correduria de Seguros. - Todos los derechos reservados
Powered by Readyweb 5