Información 976 210 710 · www.seguroparadirectivos.com · www.rcprofesionalkalibo.com                        
Mapa del Sitio Web de Kalibo Contacte con Kalibo
Identifíquese / Regístrese
Ya soy usuario de readyshop
Introduce tu usuario y contraseña para identificarte en la web.
Usuario:
Password:
Quiero ser un usuario de readyshop
Si todavía no tienes una cuenta de usuario de nuestro sitio, utiliza esta opción para acceder al formulario de registro.
Te solicitaremos la información imprescindible para agilizar el proceso de compra.
Usuario Público

Editorial


Un amigo agresivo.

ste título parece esconder un contrasentido.

El perro tiene justamente ganado el título de “mejor amigo del hombre”, ya que durante siglos ha vivido a su lado y ha evolucionado al mismo tiempo que el ser humano. Normalmente, es un ser fiel y cariñoso y forma parte de la vida y de la familia debido a que posee cualidades que nos faltan a los humanos, como es la agudeza de olfato, la auditiva, la agilidad, etc.

La fidelidad y el cariño del perro es algo que nadie pone en duda.

Sin embargo, comienzan a proliferar noticias sobre manifestaciones de agresividad de algunos ejemplares. Los lectores y oyentes de medios de comunicación preguntan qué es lo que pueden hacer ante esos brotes de agresividad y los veterinarios reconocen que este comportamiento animal acapara el mayor número de consultas sobre conducta de sus clínicas.

No cabe duda de que el problema es real y que puede llegar a afectar  a algo tan importante como es la convivencia familiar.

Cierto que hay unas razas más belicosas que otras y perros que son educados en cometidos de guardia y defensa que reciben una educación más belicosa pero, lo más común es que en el proceso hacia la agresividad concurran causas muy variadas, sean orgánicas o no lo sean. Conocerlas y solucionarlas es una responsabilidad que atañe al veterinario, a la familia y a los criadores.

En nuestro ejemplar de hoy dedicamos varios reportajes a conocer el problema y a esbozar algunos consejos básicos.

En síntesis, los resumiría en advertir a la familia que, cuando escoja una mascota, indague cuales son los rasgos de su carácter; exigir a los criadores que mantengan una vigilancia sobre el cachorro, ya que las primeras muestras de agresividad se dan en los meses iniciales de la vida y, a los dueños de un perro, que acudan al veterinario ante las primeras manifestaciones de agresividad. El veterinario es el profesional que puede ahondar en las causas y en los remedios de este problema.

Nos interesa su opinión.


Ángel de Uña y Villamediana
Periodista 
© Kalibo Correduria de Seguros. - Todos los derechos reservados
Powered by Readyweb 5