Información 976 210 710 · www.seguroparadirectivos.com · www.rcprofesionalkalibo.com                        
Mapa del Sitio Web de Kalibo Contacte con Kalibo
Identifíquese / Regístrese
Ya soy usuario de readyshop
Introduce tu usuario y contraseña para identificarte en la web.
Usuario:
Password:
Quiero ser un usuario de readyshop
Si todavía no tienes una cuenta de usuario de nuestro sitio, utiliza esta opción para acceder al formulario de registro.
Te solicitaremos la información imprescindible para agilizar el proceso de compra.
Usuario Público

La Familia y la Mascota

 


¿Cómo elegir un nuevo componente de la familia?.

 

Antes de comprar un cachorro hay que pensar que no es un juguete de peluche, sino un ser vivo que requiere cuidados. Sólo así, la nueva mascota compensará con creces los esfuerzos que hagamos por ella. Estos son algunos principios a tener en cuenta antes de comprar un cachorro.

Ya he dicho varias veces que el 40% de los hogares españoles tienen una mascota. Quiere decir que un número importante de nuestras familias han tenido que tomar la decisión siempre difícil de saber que perro, de que raza, de que sexo, es la mejor opción para incrementar la familia.

No son muchos los hogares que han comprado su mascota después de meditar si es posible dar calidad de vida al indefenso animal que llega a nuestra familia. En las consultas veterinarias se suele comprobar que estas familias han decidido la compra por impulso de un instinto emocional, sobre todo obedeciendo a las peticiones de los hijos. Una vez pasada la novedad y cuando los gastos comienzan a hacer mella en las economías domésticas, se pone en tela de juicio la posibilidad de dar un cierto nivel de calidad de vida al animalito.

Y es que la mayor parte de los futuros propietarios, ante la decisión de adquirir un nuevo cachorro, carecen de los principios elementales necesarios para la correcta selección de la mascota, un ser vivo que pasará a ser un integrante más en la familia. Un veterinario amigo me decía que “en pocas ocasiones se tiene en cuenta que en la elección debe sopesarse la necesidad que tiene la mascota de una familia que le quiera, la cuide, le atiende y la brinde confort dentro del hogar”.

Una acción impulsiva, caprichosa y en la que no ha intervenido el criterio profesional de un veterinario, tiene como resultado perros abandonados, relegados, sometidos a eutanasia, que representan una fuente de conflictos y problemas en el seno familiar.

EL VETERINARIO, EL GUÍA.

Ante todo este cúmulo de exigencias, lo más recomendable es apoyarse en la guía del veterinario. Nadie mejor que él sabrá interpretar las demandas y expectativas que tiene una familia sobre la mascota que quiere adquirir Nadie mejor que el veterinario para darnos información y dictarnos los pasos para una correcta inserción de la mascota compañero en la familia y de cómo disfrutarla plenamente.

Ese comportamiento de la mascota depende del medio en el que se desarrolla antes de llegar a casa y cuando ya está viviendo en ella.

Por eso, hay que enunciar el principio de que no debe recibirse un cachorro con menos de dos meses de edad, pues antes de este tiempo necesitará del alimento de su madre y de los anticuerpos que ella le proporciona para compensar su aún débil sistema inmunitario.

Lo más conveniente es acudir a un criador serio y responsable, pues es la única persona capaz de responderte por la buena ascendencia del cachorro y por su estado general. En el establecimiento en que se compra Cuando se compra hay que preguntar por las vacunas que le han sido aplicadas al cachorro en el momento de la entrega y encárgate de que se apliquen aquellas que le hacen falta. El veterinario es el profesional que asesora en este caso.

COMENZAR POR EL PRESUPUESTO.

No es un consejo materialista, pero lo primero que hay que analizar es la contabilidad de las reales posibilidades que tiene una familia de compartir su presupuesto económico con la nueva mascota. El nuevo miembro de la familia necesitará medicinas, comida, compras que mejoren su calidad de vida, etc.

Las mascotas no se alimentan con las sobras de la mesa de las personas ni lo lavarán con el mismo jabón que hay en los cuartos de aseo de los niños. Es un grave error este. Lo primero que hay que hay que analizar es si estamos dispuestos a hacer un lugar en el presupuesto familiar a los gastos que va a ocasionar el nuevo miembro de la familia. Hay que valorar los gastos de alimentación, el control veterinario, medicinas, desparasitación, etc.

Analiza tus posibilidades económicas, no sólo para comprar el perro, sino también para mantenerlo. ¿Cuánto dinero ganas mensualmente? Haz cuentas e investiga cuánto puedes gastar en tu perro, para determinar si dispones del presupuesto necesario para que no le falte de nada. Dentro de esas posibilidades económicas incluyo también las dimensiones de la vivienda. Recuerda tomar en consideración el tamaño y el peso de tu futuro can ya que, dependiendo de estos dos factores, las necesidades que deberás cubrir serán más o menos costosas.

Los gastos no se concentran sólo en la comida sino y también en los que efectuamos en el mantenimiento de su salud. Debes recodar que tu perro no siempre gozará de la misma excelente salud con la que ha llegado a casa, por lo que será necesario un chequeo del veterinario al menos dos veces al año. Dentro de las exigencias sanitarias comprueba que ni tu ni ningún miembro de la familia seáis alérgicos al perro que vas a llevar a casa. La compra adopción de una mascota no debe convertirse en un problema de salud.

Debes de analizar  si tus ocupaciones diarias te dejan algo de tiempo libre para dedicárselo a tu perro Recuerda que algunas razas requieren más tiempo que otras para hacer el ejercicio necesario para su constitución. Además, ningún perro es feliz estando solo día y noche.

LOS COMPORTAMIENTOS.

Antes de que sea demasiado tarde, es indispensable conocer antes de la compra el comportamiento de la raza que elegimos.

Existen perros nerviosos, que no pueden quedarse solos en la vivienda y para lo que hay que pensar que habrá que hacer cambios en el equipamiento del hogar y en el mobiliario, como colocar láminas acrílicas en las puertas para que no las deterioren sus uñas. Para aquellos amos que se desesperan cuando sus cachorros les muerden todos sus muebles de madera, preparen un aceite a base de clavos de olor y déjenlo reposar para que se impregne bien el olor. Colóquenlo untando las bases de madera de los muebles y verán cómo los deja en paz pues ese olor les repugna.

 

<<Volver

© Kalibo Correduria de Seguros. - Todos los derechos reservados
Powered by Readyweb 5