Información 976 210 710 · www.seguroparadirectivos.com · www.rcprofesionalkalibo.com                        
Mapa del Sitio Web de Kalibo Contacte con Kalibo
Identifíquese / Regístrese
Ya soy usuario de readyshop
Introduce tu usuario y contraseña para identificarte en la web.
Usuario:
Password:
Quiero ser un usuario de readyshop
Si todavía no tienes una cuenta de usuario de nuestro sitio, utiliza esta opción para acceder al formulario de registro.
Te solicitaremos la información imprescindible para agilizar el proceso de compra.
Usuario Público

La Familia y la Mascota

 


Guía básica para familias con perros.  

Un grupo de veterinarios y cuidadores de perros han elaborado una Guía Básica para dar respuestas a las preguntas más comunes que pueden surgir durante la convivencia con estas magníficas mascotas.

En nuestro reportaje de hoy hablaremos de los problemas sanitarios que pueden presentar los perros, aunque tenemos que hacer la salvedad que no se trata más que de una guía elemental, para manejarnos en la normalidad, y teniendo en cuenta que el veterinario es la guía fundamental de la familia en sus relaciones con la mascota.

Para un próximo reportaje dejamos otros aspectos básicos para una apacible convivencia de todos los miembros que habitan en el hogar. En ese reportaje trataremos temas como la alimentación, el adiestramiento y las normas de higiene.

RELACION CON LOS NIÑOS.

Ya he dicho que la máxima y constante preocupación de los padres se concentra en la relación de la mascota con los niños de la casa.
Ante todo, hay que indicar que los perros son grandes amigos de los niños, aunque existen razas más apropiadas que otras para convivir con los éstos, como el bóxer o el pastor alemán, considerados como auténticas “niñeras”. Algunos expertos afirman que no es conveniente adquirir perros de grandes dimensiones, ya que en caso de actuar de forma agresiva, los daños que éste puede causar al niño serán mayores que en el caso de las razas pequeñas.

Otro aspecto de especial importancia a tener en cuenta es la reacción que le provoca al perro la llegada de un nuevo miembro a la familia. Cuando éste es aún un bebé, el contacto con el animal será mínimo por lo conviene extremar las precauciones cuando el niño comience a ganar movilidad en la casa, momento en el que se debe establecer el contacto físico entre ambos y el lazo afectivo. Siempre es aconsejable que estas primeras tomas de contacto estén supervisadas por algún adulto, con el fin de evitar problemas.

El primer encuentro entre ambos no sólo será una nueva experiencia para el niño, sino también para el animal, que se verá obligado a respetar los movimientos del primero y a comprender que éstos no son agresiones. En la mayoría de los casos, los hijos pueden crecer en total armonía junto a un perro en el hogar, pero existen animales incapaces a acostumbrarse al nuevo ambiente. En este caso se pueden generar situaciones agresivas por parte del perro, que pueden suponer un peligro para el niño. Por ello, conviene estar atento de la actuación del animal en las primeras tomas de contacto.

REPRODUCCIÓN.

Se denomina celo al ciclo menstrual de las perras, que se encuentra asociado al sangrado por la vulva. Este ciclo es de 21 días y se presenta cada seis meses. El primer ciclo se presentará a los ocho o diez meses de vida y conviene saber que no es recomendable que la perra quede embarazada en este primer periodo, es demasiado joven. Lo óptimo es esperar al menos hasta el tercer celo.

En el caso de que se pretenda cruzar a la hembra hay que tener en cuenta que los primeros ocho o diez días del periodo corresponden a la preparación para la ovulación o pro-estro. Los posteriores ocho o diez días se denominan estro y es la fase en la que la perra ovula y acepta el macho, por lo tanto el momento ideal para la reproducción. Lo normal es que en esta etapa el sangrado ya haya desaparecido, aunque no siempre es así.

No resulta fácil que la perra quede embarazada, ya que muchas de ellas son dominantes y agresivas, por lo que no aceptarán a un macho en su territorio. Por eso es más conveniente que la hembra sea trasladada y que el macho se encuentre en su territorio para que no se sienta intimidado. Asimismo, cuando la perra es primeriza, conviene que el macho tenga experiencia.

VACUNACIONES.

Cuando se tiene como mascota un perro se debe saber que éstos deben cumplir un plan de vacunación, con el fin de evitar ciertas enfermedades que pueden suponer un riesgo tanto para él como para sus dueños. La vacunación está en función de la edad del animal, por lo que si éste es menor de seis meses debe recibir una vacuna cada quince o veintiún días con sextuple canina. Así, el número total de dosis debe ser de tres. Ésta es una vacuna polivalente que protege de la parvovirosis, el moquillo, la hepatitis, la leptospirosis, la parainfluencia y la adenovirosis de tipo 2.

Una vez transcurrido un periodo de entre quince y veintiún días de la tercera dosis, ya es posible administrar la vacuna antirrábica, siendo necesario reforzarla a los seis meses. Por otro lado, si el animal tiene algún componente genético de Rottweiller, Pastor Alemán, Doberman o Golden, es preciso administrarle al menos dos refuerzos de parvovirosis, ya que son muy susceptibles de contraer esta enfermedad.

Por último, cuando el animal alcanza los seis meses de edad basta con uno o dos refuerzos y la antirrábica. No obstante, siempre que se adquiera un perro, conviene llevarle al veterinario, con el fin de que éste determine el estado de salud del animal y las vacunas que le debe administrar. Así, el experto establecerá el calendario de vacunación y desparasitación del perro. Estas visitas al veterinario deben ser regulares, no sólo cuando el animal es cachorro, ya que en la edad adulta pueden surgir numerosas patologías que conviene detectar a tiempo.

 

<<Volver

© Kalibo Correduria de Seguros. - Todos los derechos reservados
Powered by Readyweb 5