Información 976 210 710 · www.seguroparadirectivos.com · www.rcprofesionalkalibo.com                        
Mapa del Sitio Web de Kalibo Contacte con Kalibo
Identifíquese / Regístrese
Ya soy usuario de readyshop
Introduce tu usuario y contraseña para identificarte en la web.
Usuario:
Password:
Quiero ser un usuario de readyshop
Si todavía no tienes una cuenta de usuario de nuestro sitio, utiliza esta opción para acceder al formulario de registro.
Te solicitaremos la información imprescindible para agilizar el proceso de compra.
Usuario Público

Editorial


Tres estampas navideñas
con figuras de mascotas.

 

as Navidades levantan las emociones más contradictorias en la familia. En los hogares se mezclan al mismo tiempo esperanzas de encuentros, nostalgias de lejanía, recuerdos de felicidad y melancolías de olvidos.

Esas mismas sensaciones se dan en el mundo de las mascotas domésticas.

Por un lado, las celebraciones navideñas consolidan los lazos familiares, reforzando el cariño entre los componentes del hogar. Eso se acusa en los animales de compañía. Las mascotas se han ido incorporando como una pieza más al grupo familiar, de forma que hoy, nadie pone en duda el caudal de sentimientos que han intercambiado niños y mayores con las mascotas y que han servido para crear lazos afectivos y de mutuo desarrollo emocional.

Por su parte, los componentes de la familia han ido asumiendo a pasos agigantados sus compromisos de responsabilidad en la perfecta integración de las mascotas como un componente más de la familia.

Pero estas fiestas parece que también son la consagración del regalo. Cada año se reinventan nuevos obsequios para intercambiar con familia y amigos.

Desde hace pocos años, en esa línea de innovación entraron las mascotas, de forma que hoy el perro forma parte del universo de los regalos suplantando a otros de tradicional trayectoria, como son los juguetes. Los regalos de peluche han dado paso a regales de animales vivos. Las  personas que los regalan han olvidado que perros, gatos y cualquier otra mascota son seres vivos, que se mueven por sentimientos y que crean también afectos a su alrededor. Regalar una mascota supone adjudicar para un plazo de doce años, una serie de responsabilidades a otra persona que no lo ha elegido voluntariamente. Con toa seguridad ese regalo será un candidato seguro al abandono.

Ahí es donde se dibuja la tercera estampa navideña: la del abandono. Las sociedades protectoras aseguran que en la Navidad, se triplica el número de perros abandonados, como una muestra más de lo que decíamos en el inicio: la Navidad está llena de emociones encontradas, incluso en el mundo de las mascotas.

No contribuyas a ello.

Ángel de Uña y Villamediana
Periodista
Nos interesa su opinión.


© Kalibo Correduria de Seguros. - Todos los derechos reservados
Powered by Readyweb 5