Información 976 210 710 · www.seguroparadirectivos.com · www.rcprofesionalkalibo.com                        
Mapa del Sitio Web de Kalibo Contacte con Kalibo
Identifíquese / Regístrese
Ya soy usuario de readyshop
Introduce tu usuario y contraseña para identificarte en la web.
Usuario:
Password:
Quiero ser un usuario de readyshop
Si todavía no tienes una cuenta de usuario de nuestro sitio, utiliza esta opción para acceder al formulario de registro.
Te solicitaremos la información imprescindible para agilizar el proceso de compra.
Usuario Público

La Familia y la Mascota

 


Guía básica para familias con perros II.  

 

Un grupo de veterinarios y cuidadores de perros han elaborado una Guía Básica para dar respuestas a las preguntas más comunes que pueden surgir durante la convivencia con estas magníficas mascotas haciendo  la salvedad que se trata de una guía elemental y teniendo en cuenta que el veterinario es la guía fundamental de la familia en sus relaciones con la mascota.

En el reportaje del número correspondiente al mes de diciembre, tratamos temas como temas como la alimentación, el adiestramiento y las normas de higiene. En el reportaje que va a continuación nos ocuparemos de otros aspectos básicos para una apacible convivencia de todos los miembros que habitan en el hogar. Los temas serán la alimentación, el adiestramiento, el ladrido y la higiene.

LA COMIDA

Las necesidades nutricionales del perro dependen de la raza y de la edad. Así, las razas tendentes a quemar más energía necesitan una dieta especial, mientras que los tendentes a coger peso no deben ingerir excesivas calorías. Con el fin de administrar el alimento más adecuado, conviene consultar al veterinario, que proporcionará la dieta más conveniente para el tamaño y edad del animal.

Sin embargo, existe la norma general de controlar tanto la cantidad como la calidad del alimento. Otro dato a tener en cuenta es que la alimentación a base de las “sobras” de lo que comen los dueños no es adecuada, como tampoco lo es una alimentación a base de carne y huesos de forma exclusiva, ya que el perro necesita una dieta más variada.

En los últimos tiempos es frecuente recurrir a los piensos para alimentar a la mascota. Éstos se encuentran clasificados en función de las diferentes razas y de la edad, y contienen todos los elementos para que el animal se encuentre bien alimentado. Lo más conveniente es que sea el veterinario el que indique el pienso que le debemos dar al animal y, si es necesario, complementar la dieta con algún otro tipo de alimento.

Por otro lado, conviene saber que se debe dar de comer al perro tres veces al día, si es un cachorro, y dos veces diarias a los perros adultos. Asimismo, es recomendable realizar esta tarea siempre a las mismas horas, con el fin de que el animal adquiera el hábito. Además, nunca se le debe dar nada de alimento fuera de ese horario para que no adquiera la manía de estar pidiendo constantemente. Este es un tema que tratamos en nuestra sección de “Tema de Actualidad”.

ADIESTRAMIENTO

Cualquier tipo de perro con el que el hombre vaya a convivir, ya sea como mascota o perro de trabajo, debe recibir unas mínimas órdenes que debe respetar. Esto es lo que se denomina adiestramiento, es decir, la educación del perro, con el fin de facilitar la convivencia y de cumplir el objetivo con el que se adquirió el perro. Por este motivo, conviene que la educación comience lo antes posible, ya que si se deja pasar demasiado tiempo el animal adoptará malos hábitos que, posteriormente, serán difíciles de eliminar. Asimismo, durante el periodo de adiestramiento no se debe pasar por alto ningún fallo o desobediencia, para que no sólo siga las órdenes cuando quiera, sino en cualquier momento y situación.

Lo primero que hay que saber es que el adiestramiento y educación del perro debe comenzar lo antes posible, para no dar lugar a que adquiera malos hábitos. A la hora de adiestrar a un perro, conviene saber que son mucho más eficaces las órdenes cortas, preferiblemente de una sola sílaba, y que no lleven a confusión, es decir que no existan varias órdenes diferentes que se pronuncien de forma similar. Asimismo, no es conveniente incluir pronombres en las instrucciones (levántate, túmbate, etc.). No obstante, conviene considerar la posibilidad de enviar a la mascota a un centro especializado en adiestramiento durante determinado periodo de tiempo, cuando el perro aún sea joven, con el fin de que allí le enseñen normas básicas de conducta que quedarán en su memoria toda la vida. Estas sesiones de educación se suelen llevar a cabo en presencia del dueño para que éste también aprenda a dar órdenes.

El perro tiene capacidad e inteligencia suficiente para asimilar numerosas órdenes e, incluso, para realizar muchos trucos. Sin embargo, existe una serie de instrucciones primarias o principales que son imprescindibles para la elemental educación del animal. La primera de ellas es que el perro acuda siempre a la llamada del sueño. Para ello se debe emplear siempre la misma palabra y las primeras ocasiones en que obedezca hay que premiarle para que tienda a repetir esa conducta.

Otra norma esencial, sobre todo por su importancia sanitaria e higiénica, es que el animal se acostumbre a realizar sus necesidades en la calle, para lo cual se le debe castigar siempre que lo haga en el interior de la casa. Este castigo debe ser inmediato, ya que si ha pasado demasiado tiempo, el perro no entenderá el motivo. Este castigo nunca debe consistir en frotar el hocico del animal en los excrementos, ya que esta medida suele ser contraproducente. Asimismo, cada vez que haga sus necesidades en la calle, el perro debe ser premiado o felicitado.

En tercer lugar, cabe mencionar otras normas de conducta para facilitar ciertas situaciones, como el paseo. Para ello hay que acostumbrar al perro al collar y a la correa y hay que quitárselo inmediatamente después de finalizar el paseo para que lo asocie a éste. A medida que vaya pasando el tiempo, el animal se debe acostumbrar a caminar al lado de su amo y a no tirar de la correa.

HIGIENE

Por ser el perro el animal de compañía por excelencia, uno de los aspectos básicos para mejorar su convivencia con el hombre es la higiene. Por ello, es conveniente acostumbrar al animal a estas tareas desde que es pequeño y así evitar que contraiga ciertas enfermedades e infecciones que, además, pueden suponer un riesgo para sus dueños.

Así, el baño es el primer elemento que se convierte imprescindible para mantener al perro limpio y fuera del alcance de los parásitos. Los expertos señalan que se debe efectuar cada tres o cuatro semanas, aunque este periodo depende del tipo de pelaje del animal. Este proceso se debe efectuar con los productos adecuados que se deben adquirir en centros veterinarios. Además hay que tener en cuenta que tras el baño es imprescindible el secado, ya que la humedad en el pelo puede dar lugar a ciertas patologías de la piel.

Otra de las principales tareas es la higiene de las orejas, una de las principales fuentes de infección. Ésta se debe efectuar regularmente, dos veces en semana, aproximadamente, y empleando un bastoncillo ótico o toallitas impregnadas con productos desinfectantes. Asimismo, es necesario retirar del pabellón los pelos que lo obstruyan, con el fin de evitar la otitis, así como procurar que los oídos se encuentren siempre secos y aireados.

En lo que a la boca se refiere, es conveniente limpiarle los dientes regularmente con el fin de evitar la acumulación de sarro en su dentadura. Estas limpiezas pueden ser realizadas por un veterinario en el caso de que el animal posea infecciones bucales.

 

<<Volver

© Kalibo Correduria de Seguros. - Todos los derechos reservados
Powered by Readyweb 5