Información 976 210 710 · www.seguroparadirectivos.com · www.rcprofesionalkalibo.com                        
Mapa del Sitio Web de Kalibo Contacte con Kalibo
Identifíquese / Regístrese
Ya soy usuario de readyshop
Introduce tu usuario y contraseña para identificarte en la web.
Usuario:
Password:
Quiero ser un usuario de readyshop
Si todavía no tienes una cuenta de usuario de nuestro sitio, utiliza esta opción para acceder al formulario de registro.
Te solicitaremos la información imprescindible para agilizar el proceso de compra.
Usuario Público

La Familia y la Mascota

 


La familia y uno más I.  

 

Qué hacer para que la elección del cachorro no sea un acto impulsivo y caprichoso, fuente de discordias familiares y a nuncio de un futuro abandono.

La decisión de tener un cachorro mascota y su instalación en el seno de una familia sigue siendo en muchos casos fruto de un compulsivo y caprichoso  acto de compra. Gran parte de los compradores de un cachorro carecen de los criterios mínimos que guíen la selección de la mascota, un ser vivo que se va a convertir en un integran más de la familia. El resultado más inmediato es que la mascota adquirida en ese acto poco meditado, no tarda en convertirse en una fuente de conflictos y problemas familiares y que desemboca en casi todos los casos en un nuevo animal abandonado o sometido a eutanasia.

Nuestro primer consejo: consulte usted a su guía profesional, a un especialista en salud animal, al veterinario. Nadie como él le guiará en el proceso de selección.

El segundo consejo, es que la familia al completo tome conciencia del compromiso que adquiere llevar al hogar un nuevo miembro. El adquirente de un perro debe considerar el tamaño y peso que en el futuro tomará la mascota y que el hogar tenga el espacio mínimo donde pueda desenvolverse el animal.

Hay que medir los ingresos de la familia teniendo en cuenta que un animal bien cuidado necesita de una nutrición permanente, y de periódicas visitas al veterinario, vacunaciones, etc, que deben formar parte de presupuesto de gastos.

LA SELECCIÓN.

Una vez tomada la decisión, hay que saber donde dirigirse. Aquí los consejos suelen ser variados.

Algunos conocedores del tema le recomendarán acudir a una perrera, donde se acogen a animales abandonados, cuyo destino final suele ser el sacrificio ante la imposibilidad de albergar a todos los animales que les llegan.

Si opta por un perro de raza, consulte al veterinario que es conocedor de todas las razas de perro y sabrá recomendar cual es el que mejor se adapta a la forma de vida de cada familia.

Hay tiendas especializadas en la venta de perros que ofrecen todas las  garantías. Huya de los mercadillos en las calles, que no son fiables. Entrevístese personalmente con el vendedor y visualice, si se puede, la camada. Sepa que el vendedor le debe aportar documentación que  comprende: LOE/, microchip y cartilla de desparasitación y vacunación (las vacunas han de estar selladas por un veterinario, y no antes de las cinco o seis semanas). El vendedor debe proporcionarte un periodo mínimo de 12 días que garantice que el animal no está incubando alguna enfermedad.

La decisión final se completa con encontrar el cachorro que, por tamaño, raza y sexo sea mejor acogido por el resto de la familia.

El tamaño de la casa o la proximidad a lugares al aire libre extensos es una circunstancia vital a tener en cuenta. Si vive en un piso pequeño, sin zonas verdes, o no tiene mucho tiempo para pasear al animal, habrá que elegir una raza pequeña. Por ello aconsejamos que lea temas de razas de perros, como las que presentamos en esta misma página web de KALIBO. El tamaño, el comportamiento racial, las exigencias de cuidados sanitarios y de alimentación son otras tantas circunstancias para tener en cuenta.

En cuanto al sexo del animal, tenga en cuenta que los machos son tal vez algo más independientes y aptos para terrenos accidentados. Las hembras son más caseras, mejores para un piso. Respecto al celo, la hembra posee sólo dos ciclos al año, mientras que el impulso sexual de los machos está siempre activo si hay cerca una hembra en celo.

En nuestro próximo número hablaremos de cómo preparar la llegada a casa del cachorro y los primeros cuidados.

 

Diez consejos antes de comprar un perro.

Primero: analiza tus posibilidades económicas, no sólo para comprar el perro, sino también para mantenerlo.

Segundo: ten en cuenta las dimensiones de tu vivienda. Dependiendo de ella, deberá ser la raza de perro que escojas.

 Tercero: haz cuentas e investiga cuánto puedes gastar en tu perro, para determinar si dispones del presupuesto necesario.

Cuarto: ¿tus ocupaciones diarias te dejan algo de tiempo libre para dedicárselo a tu perro? Ningún perro es feliz estando solo día y noche.

Quinto: comprueba que ni tú, ni ningún miembro de tu familia seáis alérgicos al perro que vas a llevar a casa.

Sexto: recuerda que tu perro no siempre gozará de la misma excelente salud con la que ha llegado a casa, por lo que será necesario un chequeo del veterinario al menos dos veces al año.

Séptimo: no recibas un cachorro con menos de dos meses de edad, pues antes de este tiempo necesitará del alimento de su madre.

Octavo: pregunta por las vacunas que le han sido aplicadas al cachorro en el momento de la entrega y encárgate de que se apliquen aquellas que le hacen falta. El veterinario te asesorará.

Noveno: acude a un criador serio y responsable, pues es la única persona capaz de responderte por la buena ascendencia del cachorro y por su estado general.

Décimo: recuerda que no llevas a casa un muñeco de peluche, sino un ser vivo que requiere de un cuidado minucioso para que logre convertirse en un adulto sano y equilibrado.

 

 

<<Volver

© Kalibo Correduria de Seguros. - Todos los derechos reservados
Powered by Readyweb 5