Información 976 210 710 · www.seguroparadirectivos.com · www.rcprofesionalkalibo.com                        
Mapa del Sitio Web de Kalibo Contacte con Kalibo
Identifíquese / Regístrese
Ya soy usuario de readyshop
Introduce tu usuario y contraseña para identificarte en la web.
Usuario:
Password:
Quiero ser un usuario de readyshop
Si todavía no tienes una cuenta de usuario de nuestro sitio, utiliza esta opción para acceder al formulario de registro.
Te solicitaremos la información imprescindible para agilizar el proceso de compra.
Usuario Público

El Veterinario. Nuestro Guía

 

La primavera ha llegado también para tu mascota.

 

Los mayores riesgos de la estación se concentran en las picaduras de insectos y parásitos, especialmente pulgas y garrapatas.

 

Ya estamos en primavera, la estación que más alteraciones produce en los organismos de los seres vivos.

Entre ellos, nuestras mascotas.

Con el buen tiempo, con los días más largos, nuestros animales domésticos pasan más tiempo fuera del hogar, en el campo, en parques, etc. Hay que tomar medidas para atajar los males que puede traer la estación más bella del año.

No se trata de enfermedades exclusivas de la primavera, sino que son síndromes que pueden darse  en todas las estaciones del año, solamente que con la primavera adquieren  un carácter más generalizado. Los veterinarios incluyen en este apartado las enfermedades transmitidaspor parásitos, por mosquitos y algunos cuidados especiales en esta época.

En general, no se trata de dolencias que requieran tratamientos superiores, pero es conveniente visitar al veterinario. Él, mejor que nadie, puede recomendar y recetar los productos adecuados para cada situación. Los productos que tienen los veterinarios son mucho mejores que los que se venden sin recetas y, además, el profesional aporta  consejos sobre su uso más efectivo.

Pulgas y garrapatas.

Las pulgas y garrapatas son un problema notable desde la primavera hasta el comienzo del otoño. Son parásitos externos que utilizan  la sangre de los animales y humanos como alimento. Las pulgas y garrapatas pueden transmitir enfermedades y los animales, especialmente los perros, pueden ser alérgicos a una proteína que se encuentra  en la saliva de las pulgas. Cuando no son tratadas,  pueden pasar a ser una molestia mayor  y, en algunos casos, pueden transmitir enfermedades.

Los perros alérgicos a la picadura de la pulga pueden rascarse en forma excesiva, irritando su propia piel y creando así heridas abiertas, las cuales son susceptibles a las infecciones secundarias. 

La primavera también es el momento en el que se multiplican las garrapatas, que se encuentran sobre todo en zonas verdes, césped, arbustos, etc. Su incidencia no se debe a la cantidad de sangre que roba de un perro, sino a que puede ser portador de otros microorganismos más peligrosos. Los microorganismos que porta el parásito causan complicaciones normalmente graves, pues viven en la sangre de los perros destruyendo las células y provocando estados de anemia severa, inmunosupresión, problemas de coagulación y afección de órganos fundamentales como hígado y riñón.

Por ello, tratándose de garrapatas, lo mejor es prevenir su aparición en el perro, evitar que lleguen hasta el animal, empleando collares específicos, pastillas o pipetas que se colocan alrededor de su cuello.

Picaduras de insectos.

Durante la primavera y el verano los veterinarios dicen que atienden a muchos animales con reacciones alérgicas debidas, en la mayor parte de los casos,  a las picaduras de insectos. Los síntomas pueden ir desde una leve urticaria con prurito e inquietud del animal  hasta una reacción más grave con hinchazón de la cara, y en el peor de los casos edema de glotis, que puede ocasionar dificultad para  respirar e incluso asfixia.

En éste último caso, deberá acudir urgentemente  a un veterinario para que ponga el tratamiento oportuno, casi siempre con corticoides y/o antihistamínicos. 

En los casos más leves, en los que sólo hay inflamación y edema de una  o varias zonas de la piel, se puede intentar un tratamiento homeopático muy efectivo en estos casos.

La temida Leishmaniosis.

Hay varias enfermedades transmitidas por la picadura de mosquito, entre las cuales hablaremos especialmente de dos: la leishmaniosis y la dirofilariosis.

La primera de ellas está causada por la leishmania, un parásito microscópico muy abundante en determinadas zonas de nuestro país, coincidentes con ríos y marismas, así como otras extensiones de agua como pantanos, zonas con piscinas, etc., es decir, donde vive el mosquito -flebotomo- que la transmite.

Produce en los perros una serie de síntomas generales como apatía, anorexia, adelgazamiento, problemas en la piel y en las articulaciones, hemorragias, etc. Su control es muy importante, ya que el desarrollo de la enfermedad depende en gran medida del estado inmunológico del animal, así como de las personas, puesto que puede llegar a afectar a seres humanos con inmunosupresión, enfermos de SIDA, bebés, ancianos, etc.

Además, su prevención es difícil: se basa únicamente en medidas contra el mosquito flebotomo, tales como insecticidas (hay collares y pipetas para perros que los incorporan), mosquiteras y otros elementos. Una vez que el animal desarrolla la enfermedad, ésta puede llegar a controlarse, pero no a curarse completamente, aunque queda en estado latente si es tratada con éxito y se hacen controles semestrales.

<<Volver

 

© Kalibo Correduria de Seguros. - Todos los derechos reservados
Powered by Readyweb 5