Información 976 210 710 · www.seguroparadirectivos.com · www.rcprofesionalkalibo.com                        
Mapa del Sitio Web de Kalibo Contacte con Kalibo
Identifíquese / Regístrese
Ya soy usuario de readyshop
Introduce tu usuario y contraseña para identificarte en la web.
Usuario:
Password:
Quiero ser un usuario de readyshop
Si todavía no tienes una cuenta de usuario de nuestro sitio, utiliza esta opción para acceder al formulario de registro.
Te solicitaremos la información imprescindible para agilizar el proceso de compra.
Usuario Público

Tema de Actualidad

 


Viajar con nuestra mascota.

 

  

El Centro Zaragoza ha realizado un gran estudio sobre los riesgos de que el perro viaje suelto en el interior del coche

La Dirección General de Tráfico ha alarmado de los riesgos que conlleva viajar con nuestra mascota si no se toman medidas de seguridad. La DGT avisa que viajar con una mascota puede convertirse en una distracción que ocasione un accidente (al enredarse entre las piernas del conductor, ladrar, saltar, ...) o, si viaja suelto, agravar sus consecuencias al golpearle a usted o a los otros pasajeros.

Por este motivo, la Dirección General de Trafico (DGT) ha encargado al Centro Zaragoza (importante instituto de investigación) un estudio sobre la incidencia de las mascotas en los accidentes de trafico. El objetivo es concienciar sobre la necesidad de viajar seguros cuando transportamos a nuestra mascota. La investigación se ha centrado especialmente en el trasporte de perro, por ser el tipo de mascota más habitual y de mayores dimensiones que suele transportarse en el interior de un coche.

La DGT, ha emitido unas normas que cobran especial importancia cuando se inician las vacaciones. Rememoran sus psicólogos que el perro que ladra nerviosos o juega con los niños constituyen una imagen relativamente frecuente en el interior de los vehículos y que puede llegar a ser causa de un fatal accidente. Las razones en muchas ocasiones son obvias, como cuando se trata de un animal que no acepta el viaje de buen grado, se pone muy nervioso y no podemos controlar sus movimientos e influye en el conductor distrayéndole.

El estudio del Centro Zaragoza ha demostrado, en primer lugar, que las mascotas son una fuente muy importante de distracciones. El animal que juguetón va de un lado a otro del vehículo puede interferir en los mandos del coche o subirse en la bandeja trasera impidiendo la correcta visión del conductor. Pero también puede ser el propio conductor  quien juegue con su mascota o la acaricie. El animal se convierte así en una distracción constante y no podemos olvidar que aproximadamente el 30% de los accidentes, según datos de la DGT, se producen por una distracción del conductor.

La otra gran conclusión del estudio es que el animal en el interior del coche se convierte en un "bulto" semejante a una bolsa de viaje. El Centro Zaragoza subraya que un perro suelto en los asientos traseros, en caso de colisión frontal, supone el mismo peligro para los ocupantes delanteros que un pasajero de los asientos traseros sin cinturón. Se explica, además, que en esta situación el riesgo de que el ocupante del asiento delantero sufra lesiones se multiplica por dos. Según cálculos del Centro Zaragoza, en una colisión frontal la deceleración que se produce multiplica el peso fácilmente por 20 ó 30 respecto a su valor original, en caso de un perro de unos 20 kilos de peso, aproximadamente, al golpear contra el asiento delantero lo haría con una fuerza equivalente al peso de un objeto de 600 kilos.

NUNCA SUELTOS.

Por ello, el Centro Zaragoza hace una serie de recomendaciones para viajar seguro con su fiel amigo. Lo mejor es interponer entre el animal y los pasajeros una barrera fija con suficiente resistencia para aguantar las fuerzas que se generan en una colisión. Si el animal es pequeño o se trata de un gato (más inquieto y ágil) los transportines constituyen una buena opción, independientemente de si el coche lleva o no barrera de separación, porque facilita la colocación del animal en el sitio adecuado y evita que se mueva. Una buena opción para los perros es el arnés de seguridad, que no solo le retiene, sino que evita que, en caso de frenazo o colisión leve, el animal se lesione.

Existen diferentes sistemas en el mercado que facilitan un transporte seguro para nosotros y nuestras mascotas.

Las redes son las  más corrientes y económicas. Suelen ser de nylon y se enganchan a cuatro puntos fijos del coche. Hay que comprobar si su tamaño es adecuado al coche (que cubra del techo al suelo). Tenga cuidad si la red es elástica, impide que el animal se mueva, pero, en caso de impacto, no retiene a la mascota.

También se usa frecuentemente el arnés de seguridad, una correa que por un lado se engancha al arnés del perro y, por otro, tiene una lengüeta que encaja en el broche del cinturón de seguridad. En colisiones a poca velocidad son eficaces.

También los transportines son una buena opción . Reducen la movilidad del animal y se pueden colocar en el lugar adecuado. Es conveniente colocarlo junto a la barrera o elemento de retención, si no en la zona de carga, pegado al respaldo del asiento trasero. Muchos llevan unas ranuras que permiten sujetarlo con el cinturón de seguridad.

<<Volver

 

© Kalibo Correduria de Seguros. - Todos los derechos reservados
Powered by Readyweb 5