Información 976 210 710 · www.seguroparadirectivos.com · www.rcprofesionalkalibo.com                        
Mapa del Sitio Web de Kalibo Contacte con Kalibo
Identifíquese / Regístrese
Ya soy usuario de readyshop
Introduce tu usuario y contraseña para identificarte en la web.
Usuario:
Password:
Quiero ser un usuario de readyshop
Si todavía no tienes una cuenta de usuario de nuestro sitio, utiliza esta opción para acceder al formulario de registro.
Te solicitaremos la información imprescindible para agilizar el proceso de compra.
Usuario Público

El Veterinario. Nuestro Guía

 

Peligros ambientales del invierno.

La hipotermia y la congelación son accidentes que debe solucionar el veterinario aunque los dueños deben intervenir con urgencia. 

 

 

El frío no solamente afecta al bienestar de tu perro, sino que en algunas ocasiones puede afectar seriamente a su salud. Son los efectos ambientales de las bajas temperaturas y que pueden presentar algunos cuadros agudos en un momento dado, tales como neumonía, hipotermia y congelación.

En los tres casos recomendamos la consulta al veterinario. Por nuestra parte, les vamos a prestar algunas recomendaciones con carácter de urgencia que sirvan  para solventar los problemas más apremiantes.

El veterinario recomienda que vigilemos si nuestra mascota está resfriada porque en muchas ocasiones el resfriado encubre una neumonía, que puede ser una dolencia peligrosa. Cualquier animal con una afección en las vías respiratorias superiores puede contraer bronconeumonía de forma súbita y pasar a una situación muy grave. Desde el Centro Veterinario Punta, se explica que "para combatir el resfriado se requiere reposo , una buena hidratación , muchos líquidos y mantener la temperatura corporal estable".

LA HIPOTERMIA.

Pero nos centraremos en otras dos afecciones que se presentan de manera súbita y que requieren actuación inmediata de los dueños del perro. Se trata de la hipotermia y la congelación.  El primer síntoma de estas dolencias es que un pero que sufre alguna de las dos les hace quedarse quietos, encogidos y tiritando para generar calor.

Se considera que un animal está en hipotermia cuando tiene una temperatura corporal (rectal) menor a la normal para la especie. En el caso del perro y el gato, cuando tienen menos de 37ºC. Los signos clínicos son: enfriamiento generalizado, depresión del sensorio, disminución del ritmo respiratorio, pulso débil o ausente y arritmias cardíacas que pueden llevar al paro cardíaco. Se detecta esta situación porque el perro tiene fuertes escalofríos y temblores, el pulso desciende y manifiesta nulo interés por todo, hasta quedarse en letargo. 

La hipotermia se produce cuando un perro está expuesto al frío durante un largo período de tiempo, la temperatura de su cuerpo cae, llevándolo a sufrir de hipotermia.  Bien puede deberse a una exposición larga el frío, al pelaje y piel húmeda, a la inmersión en agua fría durante un largo plazo de tiempo o a una conmoción cerebral, Una baja temperatura corporal puede llevar a complicaciones casi fatales para el perro.

Lo primero que suelen recomendar los veterinarios es secarle con una toalla si está mojado,  envolverle en una manta y colocarle en un lugar caliente. Hay que mantener el perro abrigado midiendo poco a poco su temperatura. Algunos facultativos aconsejan darle una dosis oral de solución de glucosa preparada con 4 cucharaditas de miel o azúcar disueltas en una taza de agua caliente. La solución de glucosa evitará que los niveles de azúcar del perro bajen mucho.

Mientras se llevan a cabo estas medidas, no se debe usar agua caliente ni un secador de pelo, que puede causarle quemaduras.

LA CONGELACIÓN.

La congelación se puede producir en las zonas del cuerpo con poco pelo y pobre irrigación sanguínea como orejas, cola, escroto en los machos y almohadillas plantares de los miembros en el perro. Para agravar más la situación,  el animal se suele automutilar (por lamidos o mordeduras) porque se altera la sensibilidad de la zona. Todo esto lleva a la necrosis (muerte) de los tejidos afectados sino se actúa rápidamente.

La congelación es más probable que se dé en las extremidades tras su exposición a temperaturas muy bajas, especialmente si hace viento. Debemos examinar sus pies, orejas y rabo, que pueden aparecer pálidos o estar fríos e insensibles al tacto, y masajearlos suavemente con una toalla.No hay que frotar ni masajear la zona lesionada mientras está congelada.

Para actuar con urgencia, lo más conveniente es calentar las partes congeladas con agua tibia, a unos 32ºC. De esta manera, la  congelación debería desaparecer en diez minutos y la piel podría enrojecer. Hay que mantener abrigado al perro hasta que pueda recibir asistencia veterinaria. En el traslado hay que proteger al animal de los posible traumatismos en el desplazamiento.

 MANUAL DE URGENCIAS

Llevar al animal a un lugar cálido y seco.

Suministrar una fuente de calor externo como bolsa o botella con agua caliente, manta térmica, baños de inmersión (agua a 35º C), etc.

El calor administrarlo sobre el tronco, (no sobre las extremidades) y protegerla piel con una toalla o manta para que no se produzcan quemaduras.

Si está consciente se le puede dar agua tibia con glucosa o miel.

Llevarlo al veterinario lo antes posible.

 

 <<Volver

 

 

 

 

© Kalibo Correduria de Seguros. - Todos los derechos reservados
Powered by Readyweb 5