Información 976 210 710 · www.seguroparadirectivos.com · www.rcprofesionalkalibo.com                        
Mapa del Sitio Web de Kalibo Contacte con Kalibo
Identifíquese / Regístrese
Ya soy usuario de readyshop
Introduce tu usuario y contraseña para identificarte en la web.
Usuario:
Password:
Quiero ser un usuario de readyshop
Si todavía no tienes una cuenta de usuario de nuestro sitio, utiliza esta opción para acceder al formulario de registro.
Te solicitaremos la información imprescindible para agilizar el proceso de compra.
Usuario Público

La Familia y la Mascota

 


El baño de nuestro perro, una operación no sencilla.






La mayoría de los perros no necesitan más que un baño al mes. Bañarlos demasiado seguido, puede secar la piel y el pelaje.
 
 

 

  

El baño de nuestro perro puede ser un recuerdo agradable, una experiencia gratificante y de vinculación con nuestra mascota, pero también puede dejar un recuerdo poco grato y ser una labor penosa. La recomendación general que hacemos desde NOTICIAS SOBRE TU M@SCOTA, es la de  planificar minuciosamente:  el lugar en que se va a hacer, el tiempo de que se dispone y las herramientas que necesita para la operación. Bañar a un perro no es tan sencillo como parece, puesto que es necesario seguir unas pautas para evitar hacer daño al animal, por ejemplo, introduciendo agua en sus oídos.


Antes de comenzar, debe asegurarse de encontrar un buen lugar para bañar al perro, en el cual éste se sienta cómodo y pueda ser manejado con relativa facilidad. Ese lugar puede ser al aire libre o en un interior, aunque en el caso de que sea en un interior, es necesario planear una “ruta de escape”, ya que cuando están mojados, los perros no paran de sacudirse. En el caso de que  decidas bañar al perro fuera de su hogar, ten en cuenta algunas sugerencias. No utilices agua fría, tibia está bien, caliente no.


Para dar unos principios básicos de actuación en el baño de nuestro perro, hemos seguido los consejos que nos ha proporcionado la página www.sobreperros.com
.

HERRAMIENTAS IMPRESCINDIBLES.

En primer lugar, debes conseguir un balde o recipiente plástico con divisiones (se encuentran en cualquier veterinaria), para recolectar y guardar los elementos que utilizará en el baño. Antes de comenzar ten a mano toallas. Las viejas toallas de playa son muy buenas para todo esto. También debes poner a la mano todos los  objetos que te servirán para la operación. Para que el animal no se sienta inseguro en el lugar de baño ponlo encima de una alfombra de hule o goma. Así no sentirá que puede resbalar o caer.

 Selecciona una correa y un collar para poder controlar al perro. También es bueno tener un cepillo con cerdas suaves, para distribuir el champú a través de toda la piel del perro, sobre todo si su pelaje es muy largo y denso.

Estate preparado para lo inesperado. La mayoría de los perros habitualmente serenos, pueden convertirse casi en un bravo toro cuando empieza a salir el agua.

Es también muy importante que entiendas la naturaleza del animal. Los expertos sugieren que se utilicen productos que limpien el pelo y la piel sin quitarles sus aceites naturales.  Esto significa que los champúes que elija para su perro deben proporcionar una espuma adecuada y ser fácil de esparcir, mientras que los acondicionadores deben separar al pelo y hacerlo más flexible sin dejarlo graso. No utilices nunca los champúes para personas
.

LLEGÓ EL BAÑO.

Al lavar a tu perro, ten cuidado de mantener el agua lejos de sus oídos y ojos, tanto como le sea posible. Si tienes que lavarle partes cercanas a estas áreas, usa sólo un paño húmedo, y ponte el mínimo jabón posible.

Enjuagar al perro, tal vez sea el paso más importante dentro del proceso de baño. Asegúrese de que todos los champúes (y acondicionadores) puedan ser totalmente removidos del pelaje.
Para la mayoría de los perros, secarse es la mejor parte del baño. A la mayoría de ellos les encanta sentir una fuerte frotación en su pelaje, por lo que seguramente no tendrás mayores problemas al pasarle la toalla.

Además, esta parte del baño puede ser muy divertida y productiva si se la sabe llevar bien. Mientras lo seques, díle  lo bien que se comportó, cuan bonito es y cuánto se le quiere.




NO OLVIDAR

Existen ciertas cosas que no se deben olvidar al momento de darle un chapuzón a nuestro perro.

Se cuidadoso e intenta que no le entre agua en los oídos. No utilices algodón porque absorbe la humedad.

Recuerda de cepillar y deshacer todos los nudos antes del baño. Si tiene el pelo muy enredado, es hora de visitar a un profesional.

Bañar un perro demasiado seguido puede secar la piel y el pelo.

Acostumbra a tu perro al cepillado y al baño.

No es recomendable poner algodón en los oídos. El algodón actúa como una mecha, y lleva el agua hacia los oídos. Sólo se cuidadoso e intenta que no le entre agua en los oídos.

Utiliza ropa vieja.

La mayoría de los perros no necesitan más que un baño al mes. Bañar un perro demasiado seguido puede secar la piel y el pelaje. También  porque la humedad permanece en el animal durante dos o tres días, aunque se le haya secado con cuidado, aumentando las posibilidades de que el perro sufra dificultades respiratorias en el futuro.

Acostumbra a tu perro al cepillado y al baño desde temprana edad.

 

 

 

 

 


Muchos expertos veterinarios coinciden en señalar que no es conveniente bañar a los animales, ya que el olor es su medio de identidad y de comunicación. Sin embargo, en el caso de las mascotas domésticas, este proceso es imprescindible para mantener la higiene en el hogar y evitar que las personas contraigan determinadas infecciones.

 

<<Volver

  

 

© Kalibo Correduria de Seguros. - Todos los derechos reservados
Powered by Readyweb 5