Información 976 210 710 · www.seguroparadirectivos.com · www.rcprofesionalkalibo.com                        
Mapa del Sitio Web de Kalibo Contacte con Kalibo
Identifíquese / Regístrese
Ya soy usuario de readyshop
Introduce tu usuario y contraseña para identificarte en la web.
Usuario:
Password:
Quiero ser un usuario de readyshop
Si todavía no tienes una cuenta de usuario de nuestro sitio, utiliza esta opción para acceder al formulario de registro.
Te solicitaremos la información imprescindible para agilizar el proceso de compra.
Usuario Público

Tema de Actualidad


Alimentación casera sí, pero con cuidado.

 

 

 

La alimentación  de nuestros perros con elaborados industriales  se ha generalizado en los hogares. Los piensos compuestos y carnes enlatadas se encuentran en todas las superficies comerciales, son cómodos de manejar, limpios y no son caros.  A pesar de ello, hay muchas familias que prefieren dar a sus mascotas comidas preparadas en casa a base de alimentos naturales.

¿Dónde está el equilibrio?

Si el dueño de un perro  se decanta por la alimentación casera, la primera recomendación que le hacen los expertos es que trate de  actualizar sus conocimientos sobre la alimentación canina, perfeccionando el conocimiento sobre las necesidades alimenticias que cambian según su edad, su raza y ejercicio físico. Se debe   conocer qué  nutrientes y vitaminas imprescindibles para una dieta sana y equilibrada tienen los alimentos caseros. Es frecuente que muchas de esas personas que se han decidido por la alimentación casera desconozcan cuales son las necesidades vitales de su mascota. No hay que  olvidar nunca que debe ofrecer a su mejor amigo una dieta completa que cubra todas sus necesidades alimentarias.

Pero los cuidados van más allá. No se trata solamente de encontrar cuales son los nutrientes que le convienen, sino también tener muy clara la cantidad que le conviene. Si no se cuida esa cantidad, existe el riesgo de que nuestra mascota sea obesa, lo que ocasiona  muchos riesgos para la salud, sobre todo los trastornos cardiacos. La comida que consumimos habitualmente los humanos suele contener una gran cantidad de grasa, por lo que puede producir en nuestro fiel amigo una pancreatitis. Además, los condimentos que usamos para elaborar nuestros platos pueden causarle severas gastroenteritis, úlceras, colitis...

Uno de los veterinarios expertos en nutrición consultados por nuestra publicación nos ha dado algunos consejos para la alimentación casera de nuestros perros. “Una buena dieta –nos ha precisado- necesita de un uso correcto de proteínas (carne de vaca, pollo o caballo o pescado blanco),  hidratos de carbono (arroz, pasta, patata cocida ), minerales y vitaminas (en las verduras tipo zanahorias, espinacas, acelgas) y una cantidad moderada de grasas. Asimismo, se deben evitar los frutos secos, todo lo que provenga del cerdo (ya sea la carne o los embutidos, excepto el jamón de york), los dulces, helados y las comidas muy frías o aquellas que llevan exceso de grasa o condimentos”.

Otro de los expertos consultados ha afirmado que una buena receta es un guiso a base de arroz y carne, al que se  le puede añadir como complemento algo de harina de hueso y sal pero en pequeñas cantidades.

Reconocen estos expertos que uno de los problemas que tiene la dieta casera es que requiere un tiempo añadido de preparación diaria. Para evitar ese inconveniente, recomiendan que se cocine para el perro una cantidad mayor que la de un día, que se parta en raciones y que se congelen para dar al animal dietas reducidas y variadas en sucesivas comidas.

LOS RESTOS.

La mayor parte de los expertos en nutrición animal no aconsejan dar a los perros los restos de las comida de la familia.

Aunque el dueño puede seguir una dieta muy nutritiva y bien equilibrada, las necesidades nutricionales del perro no son las mismas que las del ser humano. Además la mayoría de los dueños sólo ponen en el comedero del animal sobras seleccionadas de sus comidas, como carne que sobró, su grasa, huesos, arroz  sobrecocido y tiran las verduras y los cereales, que son también muy necesarias para el perro.

Algunos dueños de perros creen que, como estos animales son carnívoros por naturaleza, pueden sobrevivir con una dieta totalmente cárnica. Sin embargo, el tejido muscular de la carne no puede proporcionar por sí solo una nutrición completa a los animales de compañía. Estos alimentos ricos en proteínas son deficientes en calcio, sodio, hierro, cobre y yodo y carecen también de varias vitaminas, aunque son muy ricos en fósforo.

Para los amos que dan carne a sus mascotas, se recomienda evitar los huesos de pequeño tamaño y los que se astillan al romperse, como son los huesos largos de ave, que pueden producir perforaciones en todo el aparato digestivo.

A perros y gatos en su mayoría les gusta el sabor de la leche. La leche y otros subproductos lácteos constituyen fuentes excelentes de calcio, proteínas, fósforo y de varias vitaminas, pero su ingesta excesiva puede producir diarrea en animales jóvenes y adultos.
Una advertencia severa para el consumo de chocolate que puede ser fatal para nuestra mascota. Los síntomas de presencia de un componente del chocolate en perros incluyen vómitos, diarrea, jadeos, inquietud, mayor eliminación de orina o incontinencia urinaria y temblores musculares. Ocasionalmente, se le puede dar sin problemas graves, un bombón o alimentos que contengan chocolate como golosina especial. Sin embargo esa golosina puede tener efectos perjudiciales en su dentadura, produciéndole caries.

 

 

<<Volver

 

 

 

 

© Kalibo Correduria de Seguros. - Todos los derechos reservados
Powered by Readyweb 5