Información 976 210 710 · www.seguroparadirectivos.com · www.rcprofesionalkalibo.com                        
Mapa del Sitio Web de Kalibo Contacte con Kalibo
Identifíquese / Regístrese
Ya soy usuario de readyshop
Introduce tu usuario y contraseña para identificarte en la web.
Usuario:
Password:
Quiero ser un usuario de readyshop
Si todavía no tienes una cuenta de usuario de nuestro sitio, utiliza esta opción para acceder al formulario de registro.
Te solicitaremos la información imprescindible para agilizar el proceso de compra.
Usuario Público

La Familia y la Mascota

 


¿Cómo interpretar los gestos de nuestra mascota?.


La expresión corporal  y la olfativa son canales de comunicación que  apenas usamos los humanos. 

 

Los humanos mejoramos con mucha rapidez los canales de comunicación con nuestros semejantes. No son sólo los medios materiales con los que nos comunicamos, que hoy forman parte de ese complejo sistema de TIC’s, tecnologías de la información y la comunicación, son también con los sentidos que empleamos en la comunicación.
Los humanos recibimos de nuestros semejantes señales visuales y acústicas que nos transmiten informaciones procedentes de otras personas. Pero esos sistemas no son suficientes para comunicarnos con nuestras mascotas.

Es necesario que tratemos de conocer cuales son los códigos de comunicación de nuestro animal de compañía, para interpretar mejor sus manifestaciones emocionales y, con ello, mejorar nuestra relación con este nuevo miembro de la familia. Comprendida la idiosincrasia canina, educar a nuestro perro será una tarea mucho más sencilla, adaptada a lo que le trasmite su impronta genética.

OTRAS SEÑALES.

Nuestra mascota empleará nuevas señalas, que no son las acústicas y las visuales, ya que nuestro animal de compañías tiene desarrollados y afinados otros sentidos con mucha más agudeza. Una de elles son las señales olfativas.

Algunos etólogos consultados por NOTICIAS DE NUESTR@ MASCOTA, reconocen que el lenguaje corporal es vital para los perros. Se trata de una cualidad que hemos perdido los humanos quienes hemos avanzado mucho en la transmisión oral. Los gestos de un animal de compañía pueden ser mucho más precisos que cualquier otra expresión.

Es vital interpretar los gestos, lo que quieren manifestar con los músculos faciales. El perro puede hacer muchos movimientos con sus labios y posee unas orejas que pueden tener movimientos imposibles para las personas, incluso las cejas de un perro tienen una expresividad que nos falta a las personas.

 Hay que sumar un órgano de expresión canina, la cola, que con sus movimientos nos transmite el estado de ánimo de nuestro amigo. La cola en movimiento se traduce por una alegría difícil de disimular. Una cola erecta significa dominio; si está baja, relajación, que no es lo mismo que entre las piernas o curvada, donde está demostrando temor o sumisión
Un etólogo hacía esta breve síntesis de la interpretación de los gestos: “Los ojos muy abiertos nos trasmiten temor, la mirada fija puede significar desafío; una postura característica en los perros dominantes. Si a nuestro can le cuelga la lengua es que está relajado, las orejas hacia atrás denotan temor o una sospecha. Si en cambio permanecen erectas, es que está alerta ante lo que le rodea. Por cierto, si os muestra los dientes no necesariamente estará demostrando agresividad”.

Esta es otra interpretación muy minuciosa de otros gestos de nuestras mascotas: “Un perro agachado con las patas delanteras extendidas y la espalda curvada está invitando a jugar: cuando está en una postura sumisa es frecuente que se gire para mostrarnos sus partes vulnerables. Si el cuerpo está tenso, muestra los dientes con las orejas hacia atrás y mantiene la cola rígida es que tiene miedo, si la cola está erecta, las orejas hacia arriba y los dientes al descubierto mostrando incluso los incisivos, está preparado para atacar. Un perro relajado y feliz lleva su cola sin tensión junto al cuerpo, con sus mandíbulas descontraídas, moviéndose libremente con la cabeza en alto”.

HABLARSE CON EL OLFATO.


Donde más se diferencias hombres y perros en es en el intercambio de información a través del olfato. Las señales olfativas les permiten identificar a los individuos. Los perros tienen glándulas que secretan determinadas sustancias olorosas que les permiten diferenciarse del resto. Una persona de su especie tratará de saber si el animal que tiene delante posee esas substancias olorosas.

La orina es otro mecanismo con el que cuenta esta especie para marcar un territorio y poner su sello de identidad. Las hembras también utilizan este instrumento para anunciar a la comunidad su deseo de aparearse. Las señales auditivas constituyen otro importantísimo recurso comunicativo. Los ladridos de diferente tonalidad permiten comunicar un saludo, una advertencia, un deseo de jugar, una petición de auxilio.

Pero no hay que olvidar que la manifestación más habitual del perro son las señales sonoras, especialmente el ladrido. Lo más normal es que los perros ladren  al ponerse nerviosos o excitarse ante algo desconocido que ocurre en su entorno, por ejemplo. Por ello, el ladrido es para el dueño una señal de un posible peligro del que el perro puede alertar. “No obstante, -afirma el profesor Languedovich- también constituye una forma de comunicación entre perros e, incluso, hay quien asegura que poseen un verdadero lenguaje elaborado para hablar entre ellos. Lo cierto es que el ladrido es la principal arma con la que cuentan para comunicarse con sus amos.





<<Volver

  

 

© Kalibo Correduria de Seguros. - Todos los derechos reservados
Powered by Readyweb 5