Información 976 210 710 · www.seguroparadirectivos.com · www.rcprofesionalkalibo.com                        
Mapa del Sitio Web de Kalibo Contacte con Kalibo
Identifíquese / Regístrese
Ya soy usuario de readyshop
Introduce tu usuario y contraseña para identificarte en la web.
Usuario:
Password:
Quiero ser un usuario de readyshop
Si todavía no tienes una cuenta de usuario de nuestro sitio, utiliza esta opción para acceder al formulario de registro.
Te solicitaremos la información imprescindible para agilizar el proceso de compra.
Usuario Público

Tema de Actualidad

 


El infortunio de haber nacido galgo.

 

Varias asociaciones de defensa de los animales claman para que se ponga fin al “holocausto” de esta raza canina.

Es difícil sustraerse a la compasión que inspira la mirada triste de un galgo. Sus ojos de cristal son el vivo reflejo de una naturaleza equivocada y de la condena a la tristeza de morir sufriendo. Cientos de galgos son ahorcados cada año en España ante la indiferencia que despierta una raza sumida en el abandono, la crueldad y el despotismo de quienes, una vez, fueron sus dueños.

El galgo  es una de las razas más maltratadas en España. Sandra Baas, diseñadora de joyas holandesa, es una de las personas que mejor ha respondido contra el abandono y la tortura que sufren estos animales. Ella ha puesto su creatividad al servicio de los galgos. A través de sus diseños gana el dinero suficiente para ayudarlos. En la actualidad colabora en la asociación Ddevida y SOS Galgos. Además, comparte su vida con ‘Carlitos’, un simpático Galgo, que fue rescatado del campo cuando sólo contaba con tres semanas.

Sandra contesta así cuando la preguntan por los motivos por los que los galgos son uno de los animales más maltratados y abandonados. “El Galgo -dice- fue un perro de aristócratas, un can noble, al que un día el exceso de sus protectores le jugó la mala pasada y se convirtió en moneda de cambio. De este modo, pasó de los lujos de los castillos a acompañar asentamientos de grupos humanos nómadas, sin privilegios de ningún tipo y siempre maltratado, postergado”. 
El Galgo comenzó a morir de hambre y de desidia. Un perro que no hace bien su primera carrera, aunque se haya invertido en él un año entero, va a parar a la perrera, a cazadores sin escrúpulos o directamente se le sacrifica. .  “Los galgos son una raza española que está condenada a morir; no hay mayor desgracia que haber nacido galgo en este país”,  dice Cristina García, presidenta de la AsociaciónGalgos sin fronteras’.

Según esta Asociación, los galgos son una raza canina utilizada desde hace años  para la caza en los montes y tierras de la península, especialmente en los de Castilla-La Mancha y Madrid. Estos canes suelen vivir en condiciones miserables, arrullados por el hambre de una pésima alimentación a base de pan duro y agua que les provoca descalcificación incurable en los huesos.

Hacinados en almacenes, camiones y naves industriales sin espacio para correr y sentirse libres; es especialmente conmovedor el caso de las hembras que, continuamente preñadas, observan cómo les arrancan a sus cachorros machos al nacer y los alejan para conducirlos a una extinción prematura, mientras ellas aguardan inocentes el momento de salir y correr, poniendo lo mejor de su parte para alcanzar a las presas, sin esperar una caricia de reconocimiento y afecto.

De alguna forma, está cambiando el comportamiento de los hombres en relación con el Galgo. Hoy muchos de ellos se adoptan. Es un paso incipiente. Sandra Baas, cree que poco a poco se podrá ir recuperando la estima por esta raza de perro. Hoy, en Europa está prohibido cazar con galgo. “Esto sería la solución más rápida. Sin embargo, si no se prohíbe la caza se tendría que exigir, dentro de las mismas federaciones, cartillas para cada ejemplar con su foto, su número de microchip, descripción detallada y vacunas. Asimismo, que no se permita participar en las cacerías a los galgueros que no cumplen estas reglas.

Desde todas las asociaciones caninas se pide que acabe estos holocaustos. Las consejerías responsables en las distintas comunidades autónomas no quieren intervenir, mientras se mantiene un vacío legal y ético para acabar con estos comportamientos inhumanos.

“Galgos sin fronteras nació precisamente para evitar que estas situaciones continuasen. Desde entonces han pasado por aquí más de 400 galgos, sobre todo hembras, de las cuales han encontrado un nuevo hogar todas ellas”, asegura la presidenta de la asociación.

 

© Kalibo Correduria de Seguros. - Todos los derechos reservados
Powered by Readyweb 5